EL ECO PERMANECE TEMPORALMENTE CERRADO COMO MEDIDA DE PREVENCIÓN Y CUIDADO ANTE A LA EMERGENCIA DE COVID-19. SIGUE NUESTRAS ACTIVIDADES EN REDES SOCIALES.  

Pabellón Eco 2016: Parque Experimental el Eco

Exposición
22 abril, 2016

El proyecto propone transformar el patio del museo en un parque público mediante la colocación de una serie de elementos de uso cotidiano y pasto natural. Esta operación funciona como una invitación a usar el Museo Experimental el Eco –un espacio institucional– de una manera cotidiana. En la propuesta destaca la importancia de los visitantes como participantes activos en la construcción de esta intervención, y por lo tanto la creación de comunidad. También se trata de un proyecto que mediante un gesto que apunta a expandir los límites espaciales del uso del lugar establece un diálogo entre el espacio público y el privado, trayendo el parque ya existente al frente del museo dentro de éste y estableciendo una nueva dinámica de uso. Por último, concibe la arquitectura no sólo como una construcción de espacios sino que pone especial énfasis en lo existente y en el contexto.

***

“Para mí, un ser humano es la unidad más esencial.”

Mathias Goeritz

El Parque Experimental El Eco es una invitación a usar el Museo Experimental El Eco –un espacio institucional– de una manera cotidiana. Ligado a la concepción original del museo[1], el parque pretende expandir los límites espaciales a través del cambio del material en el piso y la habilitación de una serie de objetos ordinarios[2] (infraestructura cotidiana), que inviten a la mayor cantidad de gente a utilizarlo para cualquier evento[3]. Así, el mismo visitante se convierte en colaborador activo durante su construcción.

¿Cómo se pueden expandir los límites del espacio actual[4] y a la vez mantener la libertad experimental de su función?[5]

Elegimos una serie de objetos ordinarios[2] que nos ayuden a probar esto (y de los cuales podríamos prescindir del que sea o elegir otros diferentes), que únicamente sugieran o faciliten dinámicas[6]. Nuestro interés se basa en las posibilidades de que pasen más cosas (por ejemplo: ver a unos niños jugando con el agua de una alberca inflable mientras sucede una plática sobre la ciudad).

La intervención se plantea como un todo inacabado –parque más museo durante tres meses–, y no como un nuevo espacio ni como un espacio dentro de otro espacio[6].

El Parque Experimental El Eco también es una protesta a la arquitectura de los espacios públicos de la Ciudad de México y a la vez un espacio para el diálogo.