EL ECO PERMANECE TEMPORALMENTE CERRADO COMO MEDIDA DE PREVENCIÓN Y CUIDADO ANTE A LA EMERGENCIA DE COVID-19. SIGUE NUESTRAS ACTIVIDADES EN REDES SOCIALES.  

Pabellón Eco 2013

Exposición
18 marzo, 2013
Pabellón Eco 2013
Macías Peredo
Marzo – Mayo, 2013

El Pabellón Eco, una intervención arquitectónica en el Museo Experimental el Eco, invita a jóvenes arquitectos ejerciendo en México a rediseñar el patio del Museo cada año desde el 2010. El pabellón se elige mediante un concurso, que este año se llevó a cabo gracias a una colaboración entre el Museo Experimental el Eco, Buró-Buró, y Arquine.  El Pabellón es temporal, se desmonta al final de la primavera, y durante su existencia se organizan actividades en su interior; por una parte, para mostrar el pabellón ganador al público y, por otra, para crear un lazo entre la arquitectura y otras disciplinas, como podrían ser la danza o el teatro.  La cuarta edición del Pabellón Eco inauguró ayer su nuevo espacio, diseñado por los ganadores del concurso, el Estudio Macías Peredo.

Los arquitectos del Estudio Macías Peredo dicen haberse inspirado en los ángulos de Goeritz en el Museo Experimental El Eco para realizar su proyecto. Sobre la retícula del patio introducen una nueva diagonal que toma raíz en el suelo del plano horizontal, en la entrada a la galería, y que sube en pendiente a lo largo del patio hasta el muro de separación con la calle. Esta pendiente se sostiene por un sistema de andamiaje, el mismo que se utiliza para colar una losa de concreto armado que resiste a una tonelada por metro cuadrado. Al entrar por la puerta principal del Museo se percibe el andamiaje a través de una vitrina a la izquierda del corredor, exhibiendo así las entrañas del pabellón.

Además de jugar con la retícula e introducir un elemento de vértigo al espacio, los arquitectos buscaron conectar el patio interior con la calle, borrando la pared hacia el exterior y permitiendo que, aunque en diferentes planos horizontales, los transeúntes por la banqueta y los visitantes al patio compartan un mismo espacio.  El patio en pendiente está compuesto de una capa de triplay con una capa de cuarterones de barro fijados con arena horneada suelta; el visitante debe interactuar con este suelo en diagonal desde que accede al patio, pues exige la subida de la pendiente. En el punto más alto del Pabellón se goza de una vista neta al parque de enfrente, y  casi se puede tocar la Jacaranda en flor que crece en la banqueta. El Estudio Macías Peredo habla de la creación de un “nuevo horizonte,” no sólo en cuanto a la experiencia visual, pero también porque conectar el patio y la calle se convierte en una invitación pública a pasar al Museo y a experimentar el Pabellón.

El Pabellón y su pendiente recuerdan un poco los hemiciclos de teatros romanos, y permite imaginarse eventos de muchos tipos, con un público sentado en lo alto de la pendiente, o performances que aprovechen la complejidad de la superficie. Concluimos que el Estudio Macías Peredo, con el cuarto Pabellón Eco, da sentido a lo que creía Goeritz ser la función intrascendente de la arquitectura: la emoción.