EL ECO PERMANECE TEMPORALMENTE CERRADO COMO MEDIDA DE PREVENCIÓN Y CUIDADO ANTE A LA EMERGENCIA DE COVID-19. SIGUE NUESTRAS ACTIVIDADES EN REDES SOCIALES.  

Pabellón Eco
El Eco
6 noviembre, 2019

Pabellón Eco 2020 

El proceso de revisión de los portafolios enviados a la convocatoria Pabellón Eco 2020 se llevó a cabo satisfactoriamente. Se recibieron 90 portafolios procedentes de todo el país. Agradecemos a todos los participantes. Los cinco portafolios seleccionados, que deberán elaborar un proyecto de intervención para el patio del Museo Experimental el Eco son los siguientes:

ESCOBEDO SOLIZ + Annik Keoseyan

Departamento del Distrito + Villalobos

Gabriela Álvarez y Sofí­a Betancur

Roberto Michelsen Engell

TANAT | Diego Rivero Borrell

***

A lo largo de la historia de la arquitectura los seres humanos han tomado prestadas formas externas a esta disciplina para convertirlas en espacios habitables. Uno de los ejemplos recurrentes de la utilización de este método se encuentra en las inclusión de formas biológicas —fitomorfas, zoomorfas y antropomorfas—, para emplearlas como modelos o punto de partida. Detrás de este método subyace una aproximación a la disciplina arquitectónica que la entiende como aquella que busca crear en la naturaleza espacios adaptables a la vida humana, sin que esto signifique situar a nuestra especie por encima de otras formas de vida. En este sentido, la arquitectura orgánica es una filosofía del construir que busca la armonía del hábitat humano con el mundo natural. Existe un paralelismo entre la intención de Goeritz por incluir y hacer convivir a todas las disciplinas artísticas en el entorno de un mismo espacio experimental y una búsqueda de una continuidad o tensión entre lo cultural y lo natural, entre forma y función. 

La serpiente fue uno de los símbolos con los que se identificó Mathias Goeritz, y que se manifestó como un elemento escultórico en el patio del museo que permitía dar escala singular al espacio y aforar actividades al aire libre. Goeritz experimentó con la figura de la serpiente, que en nuestra cultura prehispánica fue uno de los símbolos más encarnados: una metáfora, una narración sagrada. El Pabellón Eco 2020 busca fomentar el pensamiento ambiental en la producción arquitectónica contemporánea, que puede estar vinculado a lo mitológico, lo poético y lo socialmente afectivo. Tiene el propósito de animar a reflexionar sobre el lugar que nuestra especie elige ocupar en relación con la naturaleza: la intención no es apelar a una nostalgia por el origen, por el contrario la arquitectura es un campo idóneo para replantear nuestra relación con el mundo natural. 

Con estas ideas de fondo, la convocatoria de este año queda abierta para que los participantes del Pabellón Eco consideren a la serpiente de El Eco como punto de partida para reflexionar sobre los elementos arquitectónicos de inspiración zoomorfa o sobre los símbolos que condensan epistemologías; en cualquiera de los dos casos, la importancia radica en que las formas arquitectónicas dialoguen de forma consciente con un contexto natural y cultural.

Javier Senosiain, curador Pabellón Eco 2020.