EL ECO PERMANECE TEMPORALMENTE CERRADO COMO MEDIDA DE PREVENCIÓN Y CUIDADO ANTE A LA EMERGENCIA DE COVID-19. SIGUE NUESTRAS ACTIVIDADES EN REDES SOCIALES.  

Paisajes tipográficos

Exposición
18 marzo, 2017
Paisajes tipográficos
Hansjörg Mayer
Marzo 18 – Mayo 21
Curaduría: Macarena Hernández
Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.

Hansjörg Mayer (Stuttgart, Alemania, 1943) heredó el oficio de impresor de su padre y de su abuelo. Desde los 10 años de edad, de regreso de la escuela, pasaba a la imprenta Staib + Mayer (recién fundada por su padre en 1952) a jugar, imaginar y aprender del oficio familiar.

Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.
Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.

Tiempo después, su especialización y conocimiento lo llevaron a usar las máquinas de forma distinta, empleando residuos —como las plastas secas que se quitan para limpiar las placas o los rodillos carcomidos por los solventes— para crear vistas abstractas. En el taller, las imágenes hacían perceptible las posibilidades de un lenguaje universal, formas abiertas a la interpretación; sin buscar figuras, Hansjörg Mayer creaba paisajes. De estos ejercicios surgió la serie Yunnan series (1962) en la que, sin imitación pero con la intuición de un mago, experimenta con condiciones específicas que desembocan en el prodigio de la obra de arte; a pesar de utilizar herramientas para reproducir su obra infinitamente, Mayer devuelve a ese “medio democrático” su aura única.

Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.

Mediante un proceso de producción de gran pericia, Mayer aprovecha las oportunidades del azar; corteja abiertamente la incertidumbre y la contingencia. En este caso, lo fortuito no es mero accidente, ni caos absoluto, sino una revelación.

Un paisaje es un modo de ver el mundo exterior, de abordar el espacio. Augusto de Campos, el poeta concreto brasileño, decía que Hansjörg Mayer era un “tipófago”, que “ingería” tipografía o interpretaba el mundo a partir de las letras. Hacia 1963, Mayer editó portafolios de poesía concreta; gracias a ese trabajo conoció a Mathias Goeritz, representante del movimiento en México y creador del Museo Experimental el Eco. En los portafolios, Mayer interpretaba la obra de los poetas con la tipografía Futura, que se reduce a formas básicas como el círculo y la línea, llevándolo a la esencia de lo simple.

Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.
Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.
Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.

Para Hansjörg Mayer, la tipografía es un medio semiótico en sí mismo. Desde finales de la década de 1950 comenzó a trabajar en typoemas, configuraciones gráficas que emplean el color, la sobreposición y la distribución de los elementos para derivar significados. Una vez más, Mayer transformaba la prensa en el instrumento que le permitía jugar e interpretar los tipos de manera errática. El resultado: secuencias con gran dinamismo que desprenden a la letra de la linealidad poética convencional para darle un sentido móvil; algunos caracteres se patinan dejando sombras y vetas sobre el papel, la sensación es caligráfica; otros experimentos derivan en poemas visuales, cinéticos y de efectos ópticos.

Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.
Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.
Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.
Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.

En la impresión de su trabajo ha empleado, entre varias técnicas, la linotipia, la monotipia, la prensa offset, la litografía, el letterpress, la fotografía e incluso el cine; así es como despliega su amplio conocimiento con el fin de establecer fragmentos del azar y paisajes experimentales.

*

Para Mayer un libro se dobla y se desdobla, es un contenedor, un trabajo escultórico o algo completamente plano. Su práctica como editor lo ha llevado a trabajar en portafolios, monografías, libros de foto y de artista con varios artistas (aparte de los poetas concretos) como Dieter Roth, Jim Dine y Richard Hamilton, entre otros. Además de trabajar en varios (de manera tradicional) sobre artesanía y culturas antiguas de África y Asia.

Paisajes tipográficos, Museo Experimental el Eco, 2017. Fotografía de Gabriela de la Llera.