Pabellón Eco 2012: Concursantes

27 marzo, 2012 - 27 marzo, 2012

Como parte de su programación, el Museo Experimental el Eco en colaboración con TOMO, arte, arquitectura y diseño,  abrió por tercera ocasión una convocatoria para una intervención arquitectónica en el patio central del museo. El proyecto Pabellón Eco, busca involucrar a arquitectos jóvenes como parte de la oferta del Eco y promover nuevos proyectos que dialoguen con su arquitectura emblemática. Éste espacio temporal, amplía la programación de encuentros artísticos multidisciplinarios.

La convocatoria fue por invitación a cinco jóvenes despachos de arquitectura que fueron seleccionados entre las sugerencias de los participantes de la convocatoria del año pasado. Los despachos participantes fueron: Abraham Cherem, Chávez+Etchegaray, Lucía Villers/Alberto Odériz, Luis Aldrete Arquitectos, y Pedro&Juana.

___________________________

Aquí se presentan los 5 concursantes…

Lucía Villers – Alberto Odériz

Lucía Villers–Alberto Odériz1 Lucía Villers–Alberto Odériz2 Lucía Villers–Alberto Odériz3 Lucía Villers–Alberto Odériz4

¿Cómo fue que se les ocurrió la propuesta que hicieron para el Pabellón Eco?

La búsqueda consistió primero en estudiar el ECO a través de ensayos en maqueta. Entender cómo se recorre, las relaciones entre los elementos, el uso del color, las alegorías de sus piezas, el uso de la línea y el plano, de lo vertical y lo horizontal. Sobre este trabajo de análisis surgieron las propuestas que se repitieron hasta llegar al resultado final.

¿En qué se inspiraron o cuáles fueron sus referencias?

Por un lado hay una referencia que tiene que ver con el propio museo y es que en la versión actual una de sus obras fundacionales ya no está en su lugar. Desde el principio tuvimos presente que estaríamos ocupando el espacio de la Serpiente de Goeritz.

Por otro lado todos los ensayos fueron encaminados a visibilizar dos elementos que nos acompañan de trabajos anteriores: la luz y el tiempo. La estructura del pabellón se completa con el movimiento del sol delatando el paso del tiempo. Las sombras se convierten en sustancia pictórica uniendo los tres tetraedros en una única proyección sobre los muros. Allí aparecerá, dibujada, la alegoría de la serpiente.

¿Qué tipo de espacio buscaron hacer?

La propuesta modifica el espacio con nuevos recorridos, ocupa el patio entre el espectador y el cielo, y genera la sombra y los asientos necesarios para un pequeño foro o lugar de contemplación.

¿Cuál fue su prioridad al hacer la propuesta?

Converger en un elemento nuevo las necesidades del pabellón con los diálogos existentes en el museo: el símbolo prehispánico frente a la cruz occidental, lo horizontal frente a lo vertical, el triángulo frente al rectángulo, la sombra frente a la luz, el laberinto frente al recorrido lineal, lo ligero frente a lo pesado, el movimiento frente al monolito, la línea frente al plano.

¿Cómo creen que involucran a la arquitectura del museo en su propuesta?

Complementa su arquitectura y activa los signos que estaban ocultos sin la presencia de la Serpiente.

Si tuvieran presupuesto ilimitado, ¿cómo cambiaría su propuesta?

No hubiéramos cambiado la propuesta. En el caso de haber sido una obra perdurable en lugar de un pabellón se hubiesen tomado otras decisiones para garantizar la durabilidad del proyecto.

Si tuvieran que escoger una propuesta de los otros despachos ¿cuál sería?

La propuesta del despacho Cherem Serrano. Nos parece que con un leve gesto que nace de la geometría del ECO transforma el patio en dos espacialidades diferentes y provoca la aparición de un nuevo contexto para proyecciones, exposiciones o conferencias.

___________________________

Mecky Reuss + Ana Paula Ruiz Galindo (pedro y juana)

F3_VISTA INTERIOR a la estela F2_A_la_ventana F1_desde_ventana pedro&juana5

¿Cómo fue que se les ocurrió la propuesta que hicieron para el Pabellón Eco?

Para nosotros el proceso creativo no es algo que surge de pronto, de hecho no se nos ocurrió nada en mucho tiempo. No existe eso de que “se te prende el foco”. Todo es parte de un proceso de acumulación de intentos. Tenemos problemas con las cosas que surgen de una sola idea, ya que terminan siendo demasiado planas y les falta complejidad. Vemos a la propuesta más como un popurrí o un platillo culinario, en el cual existen etapas y cada una de ellas transforma el resultado final.

¿En qué se inspiraron o cuáles fueron sus referencias?

Todo surgió de la central de abastos, comprando flores para Juana.

¿Qué tipo de espacio buscaron hacer?

Pensamos hacer un espacio que pudieras vivir. Como lo mencionamos se trata de oler, probar, lamer, estornudar y disfrutar, algo que pueda hablar por sí solo.

¿Cuál fue su prioridad al hacer la propuesta?

¡Hacerlo! De hecho tenemos un modelo 1:1 en la oficina, que fue una de las partes más importantes de nuestra inspiración. Buscábamos algo que tuviera movimiento y que cambiara con el tiempo, que contrastara con la dureza y lo estático del eco. Queríamos hacer algo peludo.

¿Cómo creen que involucran a la arquitectura del museo en su propuesta?

Es un ingrediente más. Esta ahí. No había forma de ignorarla, como tampoco había forma de ignorar el manifesto de la arquitectura emocional de Goeritz que no logra escapar una postura modernista. Con esto jugamos.

Si tuvieran presupuesto ilimitado, ¿cómo cambiaría su propuesta?

¿¡¡¡ILIMITADO!!!? estamos esperando ese momento y cuando venga…

___________________________

Gabriela Etchegaray + Adriana Chávez

Gabriela Etchegaray-Adriana Chávez1 Gabriela Etchegaray-Adriana Chávez2

¿Cómo se les ocurrió la propuesta que hicieron para el Pabellón Eco?

El concepto y el proyecto trabajaron en una dualidad, sobre la cual el proceso construye y deconstruye la propuesta. Inicialmente, analizamos las condiciones del sitio en relación a la postura de Mathias Goeritz. La intervención pretende evidenciar la morfología del sitio y crear un juego entre lo móvil y lo etéreo. Sabíamos que el proyecto debería contar con elementos verticales, como un elemento distinto de las dos propuestas anteriores, y revelar la relación entre lo kinésico y lo estático, donde el espacio se integrara entre la percepción y la tensión. Buscamos que el proyecto apuntara a hacer explícito lo que ya se encontraba implícito en el espacio y que estas intensiones se materializaran creando un mecanismo capaz de sobreponerse a la preexistencia, como un elemento simbólicamente suspendido en el vacío.

¿En qué se inspiraron o cuáles fueron sus referencias?

Quisimos retomar la idea original de Goeritz sobre la arquitectura emocional. Se trabajó con el concepto de tensión y percepción haciendo referencia a su naturaleza física. Fue importante para nosotros que la materialidad surgiera a partir de una conexión entre el concepto y los métodos utilizados tradicionalmente para la construcción. Tuvimos diferentes referencias, muchas de los procesos constructivos tradicionales y locales, y otras de artistas y arquitectos, entre ellas Sverre Fehn, Cy-Twombly e Issey Miyake.

¿Qué tipo de espacio buscaron hacer?

Se buscó crear un espacio virtual contenido dentro de otro espacio; el cual entrelazara a tensión las intenciones del museo pero que a su vez completara los eventos ocurridos previamente. Con la finalidad de revelar al usuario una yuxtaposición entre movimiento y perspectiva desarrollamos un elemento desmontable que reconfigura y acentúa el espacio mismo. La repetición de contrapesos suspendidos por cables de acero traza una geometría regular dentro del patio, dejando en evidencia la irregularidad y escala del patio de Goeritz; los cuales se ligan con un juego de transparencias y filtros elevados en altura, recreando un juego de luz.

¿Cuál fue su prioridad al hacer la propuesta?

Un elemento que dialogara con la memoria del museo desde su idea original y que a su vez estableciera una narrativa con las propuestas anteriores como eventos registrados en el tiempo. Asumimos que la intervención debería ser sutil y a su vez debía intensificar el momento de gravedad y equilibrio, estableciendo una relación en la superficie del patio como un espacio que entreteje y conecta de manera interactiva los muros y la intervención, creando un juego entre el museo, el patio y el usuario.

¿Cómo creen que involucran a la arquitectura del museo en su propuesta?

La intensión desde el inicio fue crear un espacio que revelara la intensidad del espacio arquitectónico y su relación asimétrica; por otro lado, la integración plástica a la memoria del patio, comprendida no sólo como programa sino como una construcción casi funcional, la cual sin dejar de ser escultura se liga y acentúa el movimiento de los muros. Se constituyen elementos verticales ligados entre sí, creando un límite virtual que flota y que sintetiza una relación directa con el espacio contenido entre los muros del patio.

¿Si tuvieran presupuesto ilimitado, cómo cambiaría su propuesta?

El presupuesto presupone, como su nombre lo indica, una restricción a las necesidades básicas del proyecto. Consideramos que contar con un presupuesto mayor no es equivalente a una mejor propuesta, en este sentido, el presupuesto sólo nos hubiera permitido elevar el proyecto no en su conceptualización, sino en los detalles que precisan de una mayor intervención económica.

Si tuvieran que escoger una propuesta de los otros despachos, ¿cuál sería?

La propuesta ganadora, por su simplicidad y a la vez el dinamismo, estableciendo una nueva relación con la “torre“.

___________________________

Abraham Cherem

Cherem1 Cherem2 Cherem3

¿Cómo fue que se les ocurrió la propuesta que hicieron para el Pabellón Eco?

La idea se enfoca en trabajar respetando las geometrías del propio patio del museo. Se colocó una replica geométrica de los límites visuales, rotando con cuatro muros de acero inoxidable espejo, se generaron espacios positivos y negativos para crear un patio dentro del ya existente, siendo éste nuestro punto de partida.

¿En qué se inspiraron o cuáles fueron sus referencias?

Nos inspiramos en una arquitectura emocional, distorsionando las geometrías del espacio y reflejando lo existente para manifestar lo no existente.
Referencia: Anish Kapoor

¿Qué tipo de espacio buscaron hacer?

Nuestra propuesta era generar juegos de espacios positivos y negativos en los cuales el material jugaba una parte importante, que se caracterizaba con el reflejo y la duplicidad del espacio a la vez que con la ausencia.

¿Cuál fue su prioridad al hacer la propuesta?

Reinterpretar los limites geométricos para generar el patio dentro del mismo y así crear un nuevo espacio.

¿Cómo creen que involucran a la arquitectura del museo en su propuesta?

Retomando la geometría actual de los límites del patio y así creando un espacio dentro de otro que contiene presencia pero al mismo tiempo ausencia, donde se distorsionan las formas del espacio y al reflejar lo existente se manifestará también lo que no existe.

Si tuvieran presupuesto ilimitado, ¿cómo cambiaría su propuesta?

Yo creo que el presupuesto ilimitado puede generar cierta flexibilidad para generar otras propuestas aunque siempre he pensado que el presupuesto no debe ser un limite para la creatividad.

___________________________

Luis Aldrete

luis aldrete luis aldrete luis aldrete

¿Cómo fue que se les ocurrió la propuesta que hicieron para el Pabellón Eco?

El primer impulso al ver que en las propuestas anteriores se trabajó la topografía y una cubierta fue trabajar el horizonte, el plano vertical. Y paralelamente la inquietud de trabajar con el muro amarillo ya que es el punto de tensión más inquietante del recinto.

¿En qué se inspiraron o cuáles fueron sus referencias?

El manifiesto de La Arquitectura Emocional y el espacio escultórico de la UNAM.

¿Qué tipo de espacio buscaron hacer?

Lo más importante era materializar una idea que consideráramos importante, ya que lo que menos queríamos hacer era competir con el edificio. La intención en todo momento fue intentar una percepción distinta del espacio ya existente.

¿Cuál fue su prioridad al hacer la propuesta?

No competir con el edificio sino darle una lectura distinta temporalmente.

¿Cómo creen que involucran la arquitectura del museo en su propuesta?

Precisamente por medio de esta nueva percepción del patio en donde esperas encontrarte con el muro amarillo y la sorpresa es que no está en el espacio esperado y al mismo tiempo es una imagen de la fachada. Esto crea un desconcierto ya que no esperas ver dentro lo que ves por fuera y a la vez en el nuevo patio el efecto de repetición del muro es una alusión del espacio escultórico, por lo tanto el elemento más protagónico se multiplica.

Si tuvieran presupuesto ilimitado, ¿cómo cambiaría su propuesta?

No lo sé.

Sullivan 43 Col. San Rafael Del. Cuauhtémoc, México D.F. CP 06470. Todos los derechos reservados 2013.