Erlea Maneros
26 enero, 2011 - 13 febrero, 2011
Evento relacionado: Plática con Erlea Maneros Zabala en SOMA. Febrero 02, 2011.

Arquitectura Emocional 2011_F

IMG_1740

IMG_1742

IMG_1744

IMG_1748

IMG_1771

IMG_1774

IMG_1777

Originalmente formada como pintora, Erlea Maneros Zabala ha desarrollado una práctica artística que analiza y reconstruye cómo se componen las imágenes, a la vez que se dirige a las implicaciones culturales contemporáneas de las diversas formas y medios con los que ella se involucra. Su obra se enfoca hacia la abstracción, a menudo, no obstante, a través del uso de material figurativo. En su trabajo la artista involucra apropiación, reproducción y la producción en serie. Estas estrategias de producción desafían el énfasis tradicional que la pintura deposita en la creación de un objeto único, “de autor”. Inmersa en sus investigaciones es una crítica de los valores convencionales del arte, particularmente de las nociones románticas de la belleza, lo sublime y del arte como una experiencia espiritual.

Para su proyecto en el Museo Experimental El Eco, la artista solicitó la oportunidad de investigar el archivo de Mathias Goeritz, custodiado en el Centro de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (CENIDIAP). En la revisión de este material, que incluye: transparencias, fotografías, periódicos y recortes de revistas, a Maneros Zavala le atrajo particularmente una serie de imágenes y materiales relacionados con Michel Zabé. Este fotógrafo documentó el trabajo de Mathias Goeritz en los cincuenta y sesenta, incluyendo varias imágenes producidas durante los inicios del Eco. El archivo incluye hojas de contacto y comentarios de Zabé sobre estas fotografías. A través de cortes, ediciones y otras convenciones estéticas reveladas en estos materiales, una voz particular se articula en el archivo, una involucrada profundamente con la imaginería construida en torno a Goeritz. Maneros Zabala estaba interesada en darle presencia al papel casi siempre oculto del fotógrafo documental, como una forma de desmitificar al “maestro” y desestabilizar su protagonismo en el archivo y en el Museo Experimental El Eco, sitio que comisionó su producción.

Una nota escrita a mano por Zabé es fundamental en su proyecto, dos fichas que subrayan su enfoque imaginativo del uso del archivo; el espectador fantasma de sus fotografías. Con palabras subrayadas y signos de admiración en varias secciones, este texto corto describe enfáticamente cómo cualquier reflejo de luz que uno pueda observar en el mural (de la casa del Arq. Rivadeneyra) de Goeritz registrado en las imágenes, es ciertamente intencional y parte integral  del concepto de la obra. El texto continúa compartiendo anécdotas sobre el carácter fuerte y las convicciones estéticas del artista alemán. Para Maneros Zabala, en contenido y forma, esta nota revela varias condiciones. Mientras que en el tono es condescendiente en relación a un posible mal entendido de su público hacia estas transparencias, despliega también una reverencia extrema del autor hacia el material original, una importancia que demuestra Zabé a través de su énfasis en la verdad transmitida en sus imágenes fotográficas, su capacidad para transmitir el genio del artista. La elevada forma en la que Zabé posiciona a Goeritz, lo coloca en un papel secundario o servil, una estructura que Maneros Zabala busca invertir a través de la apropiación y exaltación de sus comentarios dentro de la nueva obra de arte. Para este proyecto, ella transforma una imagen digital de estas fichas, tomadas del archivo, en un negativo fotográfico y las imprime en un formato fotográfico tradicional. A través de este proceso analógico, ella transporta simbólicamente el texto del fotógrafo de vuelta al medio de su referencia. Por medio de este proceso analítico y abstracto, Maneros Zabala superpone y combina a la vez la forma y el contenido conceptual.

En un movimiento similar, en otra obra, la artista reproduce dos versiones de una imagen producida por Zabé. Una mujer negra, con un abrigo sobre los hombros, posa al lado de La serpiente, realizada por Goeritz para el patio del Eco. Durante la inauguración del Eco en 1953, la compañía afroamericana de danza de Walter Nicks representó una pieza coreografiada por el cineasta Luis Buñuel, en la que se movían alrededor y a través de la enorme escultura. Este ahora mítico evento fue registrado y promovido fotográficamente con imágenes de la compañía en vestuarios tropicales, tomadas desde ariba y desde el piso cerca de La serpiente. La imagen de Zabé apropiada por Maneros Zabala probablemente retrata a una de los miembros del grupo de Walter Nicks. Sin embargo, en esta fotografía, la escultura es secundaria, con sólo un detalle de su forma registrada en el extremo izquierdo inferior del encuadre. Esta mujer es el núcleo, de espaldas hacia la cámara, mirando fijamente la escultura. Maneros Zabala reimprimió dos copias de la imagen, una que muestra los cortes realizados por Zabé, ediciones que no aparecen en la segunda imagen repetida. Al ser una fotografía “no oficial” además de una en la que la producción de Goeritz no es lo central, esta imagen representa la subjetividad de Zabé y como tal se convierte en otro momento significativo dentro del conjunto del archivo de Goeritz cuando el papel de apoyo o periférico de Zabé es alterado y su visión se convierte en protagónica.

Estas fotografías producidas por Maneros Zabala se convierten en elementos dentro de una mayor instalación que involucra el carácter arquitectónico y la historia de la Sala Mont en la que están exhibidas. A través de estos desplazamientos, reproducciones y recontexualizaciones, el proyecto complica el objetivo elegido por la artista, el legado santificado de Goeritz. Sus formas desafían el montaje cultural, criticando las obras y la ideología espiritual del fundador del Eco a través de las investigaciones materialistas de las instituciones, las subestructuras y las personas que han ayudado a sostener la posición artística histórica de Goeritz. Por medio de esta investigación, Erlea Maneros Zabala busca establecer una visión poco romántica de la obra de este artista y al hacerlo, mantener su viabilidad contemporánea. Además, sus obras buscan activar tanto la visión como la capacidad analítica del espectador. Estas demandan que nos movamos más allá de la inmediatez de las imágenes que se nos dan, mirar detrás, alrededor y a través de ellas, para reconocer las estructuras culturales y políticas que representan.

Tobías Ostrander.

______________________________

Erlea Maneros Zabala (Bilbao, España, 1977). Vive y trabaja en Los Ángeles. Es una artista que trabaja con dibujo, pintura mural y fotografía. También realiza piezas inspiradas en imágenes en las que los procesos materiales se combinan con fuentes museológicas e informativas. Entre sus exposiciones colectivas figuran: Inmaterial, Ballroom, Marfa, Texas (2010); Manifesta 8, Murcia y Cartagena, España (2010); Antes que todo, CA2M, Madrid (2010); Picture Industry (Goodbye to All That), Regen Projects, Los Ángeles, (2010); The Backroom, Kadist Art Foundation, París, (2007). Ha exhibido proyectos individuales en Carreras Múgica, Bilbao, País Vasco (2009); Redling Fine Art, Los Ángeles (2008); y FOCA, Los Ángeles (2008), entre otros espacios.

______________________________

Póster de la exposición AQUÍ

Sullivan 43 Col. San Rafael Del. Cuauhtémoc, México D.F. CP 06470. Todos los derechos reservados 2013.