Brotan claveles las solapas

Vivian Suter

09 septiembre, 2017 - 19 noviembre, 2017

_MG_9787 IMG_9723 IMG_9735 IMG_9741Las pinturas de Vivian Suter se hacen en Panajachel, un pequeño pueblo a las orillas del lago Atitlán en Guatemala, al cual llegó mientras vagaba, en su juventud, en busca de pirámides.

Creadas bajo la humedad, el calor y la sonoridad de la selva, sus obras contrastan recio con los recintos museísticos que las reciben y acogen. El resultado del acomodo en esos espacios, blancos y neutros o emocionales, enfatiza la humanidad de la arquitectura, es decir, el artificio de las construcciones.

Sus telas buscan la exención de toda crítica, se rehúsan a ser explicadas por medio de otros signos que no sean los contenidos en ellas mismas. Y la artista rechaza también este ejercicio. Muchas veces, a preguntas puntuales y concretas sobre su obra se encuentra como respuesta un elocuente silencio, un silencio deliberado, revelador, hermoso.

Si bien la crítica pretende juzgar y explicar alguna creación, en el caso de Suter conviene más una evocación poética que despliegue su potencia: quizás en vez de explicar un gran fuego convenga encender una sofocante hoguera: intoxicación y purga a la vez.

______________________________

Vivian Suter (Buenos Aires, 1949). Ha pintado en Basilea, Viena, África, Berna, Roma y Panajachel y ha vivido en Panajachel, Guatemala desde 1982. Viajando por Norte y Centroamérica en 1982, Vivian Suter llegó a Panajachel –un pueblo a orillas del lago Atitlán– y permaneció allí, formando su hogar sobre un terreno en una antigua plantación de café. Desde el inicio de los años 80, la mayoría de su trabajo artístico ha sido creado desde este escenario, y muchas de sus obras se han vuelto parte de él. Las gravileas, junto con los aguacatales y los árboles de mango, que fueron originalmente plantados para proteger los cafetales, proveen al área de sombra durante todo el año. Un empinado camino, en el que se mezclan las gradas con la vereda de la montaña, lleva al estudio de Vivian Suter, desde el cual se puede observar por encima de las puntas de los árboles, el pueblo de Panajachel con su lago y sus volcanes.

Las imágenes de Vivian Suter y las obras fotográficas y bosquejos que crea junto con ellas son representaciones, comentarios e interpretaciones de sus alrededores, tanto externos como internos. Asimismo son apropiaciones, hacen suyo este entorno y de igual manera, son apropiados por sus alrededores.

En la cambiante vida de Vivian Suter ha habido una constante: su arte. Sin importar dónde esté, habrá siempre un lugar donde ella cree nuevas obras y se rodee de piezas realizadas hasta ahora.

Las tormentas amenazan y golpean a Guatemala cada vez más frecuentemente, y a principios de junio del 2010, una de ellas causó enormes daños en Panajachel. Tanto los estudios como pinturas almacenadas de Vivian Suter se vieron afectados, resultando en un regreso de muchas de sus obras a la misma naturaleza que las inspiró.

______________________________

Póster de la exposición AQUÍ

Sullivan 43 Col. San Rafael Del. Cuauhtémoc, México D.F. CP 06470. Todos los derechos reservados 2013.